El hombre que tenía una deuda

Cuenta la Biblia que cierto hombre vivió un día una situación muy particular. Necesitando agrandar el lugar donde habitaba, acompañado, descendió cerca de un río en busca de madera:
“Cuando llegaron al Jordán, cortaron árboles. Pero sucedió que cuando uno de ellos estaba derribando un tronco, el hierro del hacha se le cayó al agua; y gritó, y dijo: ¡Ah, señor mío, era prestado!” (2 Reyes 6:4-5).
Muchas son las personas que se encuentran frente a situaciones similares a lo largo de su vida. Y me refiero al hecho de “pedir prestado”. Si bien existen ocasiones muy precisas donde endeudarse puede llegar a ser beneficioso (por ejemplo, para invertir en algo que generará más interés que el que me causó dicha deuda), en general, las deudas son un problema.
Este hombre, saca a la luz la noticia de que esa hacha no era suya al momento de perderla. Es muy probable que los que lo acompañaban no lo supieran, por la forma en la que lo expone. Estamos frente a un hombre que pretendía mostrar algo que no era.
Y es que la deuda es una licencia para “pretender” algo que no se es, o no se tiene.
A pesar de la situación que estemos atravesando en lo financiero, todos podemos tomar la decisión de estar libres de deudas. No es una cuestión de un momento. Es un tema de educación. Todos los días vemos personas que usan su tarjeta de crédito para mostrarse algo que no son, y tener algo que aún no es suyo. Tú puedes desarrollar tu carácter, y pasar a ser de los que “prestan”, y no de los que piden prestado (Deuteronomio 28:12).
Recuerda: lo que uno hace por el bien del mañana se llama “inversión”. Pero el disfrutar el hoy, al costo del mañana, se llama “deuda”.
La Biblia habla mucho acerca de estos temas. Es hora de escuchar qué dice, en lugar de prestar nuestros oídos a una sociedad que nos empuja a consumir, por encima de otras cosas, sin tomar decisiones bien pensadas. Si deseas salir de esta situación, debes saber que estás a tiempo. Y Dios no sólo puede ayudarte, sino que ese es su deseo.
Anuncios

2 pensamientos en “El hombre que tenía una deuda

  1. Muy cierto. Justamente ultimamente estoy visitando muy seguido Farmacity y me impresiona el hecho de que las cajeras me pregunten si quiero hacerlo en cuotas aun cuando estoy comprando algun ibuprofeno por no mas de 25 pesos. Las personas juegan con el crédito pensando que no les llegará. Si lo pensamos en frío, cual es la gracia de comprar en 12 cuotas algo que consumirás en las próximas 3 o 4 horas.
    Solo me gustaría agregar a este tema, que personalmente solo aconsejo endeudarse en creditos hipotecarios ya que en ese caso estan construyendo un bien a futuro.
    Aunque parece tentador y fue muy agresivo el marketing durante el mundial, el hecho de comprar un plasma en 50 cuotas, creo en este caso no es conveniente aceptar estas ofertas por dos razones. 1. La tecnología se desactualiza muy pronto y en 4 años pasaría a ser totalmente obsoleta la inversión. 2. Generar una deuda en un plazo prolongado sobre un bien fungible y no indispensable para vivir, se convertirá con el tiempo en una pesada carga de llevar y ocupara el limite de crédito cuando pudiera aparecer otra necesidad mas importante como cambiar el lavarropas o la heladera.
    Seguiría escribiendo … porque el tema me interesa mucho, pero mejor lo dejamos para otro próximo post!
    Sebastian, te felicito por tu blog!

    Saludos.

    Jorge

  2. la unica deuda real e inevitable es la que tenemos con Dios , pues no nos alcanza jamas el tiempo que vivamos para pagarle todo lo que nos dio, y a pesar de nuestro mal comportamiento , nos vuelve a renovar el credito .. solo Dios puede tener este poder. el resto creo somos testaferros de los bienes de EL .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s